martes, 13 de diciembre de 2016

Dador de Vida Abundante

Mientras estemos con El nuestra vida sera renovada, pues El guiara nuestra salida y nuestra llegada, siempre lo tendremos de nuestro lado, dándonos su poder, y amor Eterno, siempre estaremos Bendecidos, siempre Gozosos, siempre Activos, siempre que estemos en El, tendremos las fuerzas de gigante, para dar pasos de gigante, siempre.

Por ello es importante siempre descansar en El, toda nuestra vida, nuestro ser, siempre en El, que es el autor y consolador de vidas, y quien es El, nuestro Rey, Jesucristo, nuestro Salvador y Señor, dador de vida, y vida en Abundancia.

Lo encontraremos siempre en el Santísimo, siempre acudamos a El en la misa, compartiendo los Sacramentos, en la Coronilla y el Rosario de Vida, donde encontraremos la Vitamina que nos renueva y nos da vida en Abundancia. 

JOSELY



domingo, 11 de diciembre de 2016

El Papa Francisco explica cuál es la verdadera razón de la alegría de la Navidad

VATICANO, 11 Dic. 16 / 06:44 am (ACI).- En el rezo del Ángelus del domingo en la plaza de San Pedro, en el Vaticano, el Papa Francisco invitó a todos los cristianos a estar alegres por el próximo nacimiento de Jesús, pues nos trae la salvación de la esclavitud del pecado.
“La salvación, traída por Jesús, llega a todo ser humano y lo regenera –señaló Francisco–. Dios entró en la historia para la liberación de la esclavitud del pecado. Colocó su tienda en medio de nosotros para formar parte de nuestras vidas, sanar nuestras heridas y darnos una vida nueva”.
“La alegría es el fruto de esta intervención de la salvación y del amor de Dios en nuestras vidas”, resaltó.
El Santo Padre señaló que “estamos llamados a participar del sentimiento de júbilo, de la que se llena la liturgia de hoy por la venida del Señor como un liberador a nuestras vidas. Es Él quien nos muestra el camino de la fidelidad, de la paciencia, de la perseverancia, para que, con su regreso, nuestra alegría sea completa”.
El Santo Padre recordó que estamos en el tercer domingo de Adviento, “caracterizado por la invitación de san Pablo en su Carta a los Filipenses: ‘Regocijaos siempre en el Señor. Os lo repito, regocijaos. El Señor está cerca’”.
El Papa explicó que “no se trata de una alegría superficial o puramente emotiva, ni tampoco es una alegría mundana como la que da el consumismo”.
“Se trata de una alegría más auténtica, de la cual estamos llamados a redescubrir su sabor. Es una alegría que toca lo íntimo de nuestro ser, mientras esperamos a Aquel que ya ha venido a traer la salvación al mundo, el Mesías prometido, nacido en Belén de la Virgen María”.
El Obispo de Roma destacó que los signos de la llegada de la Navidad“son evidentes en nuestras calles y en nuestras casas. Aquí, en la plaza, tenemos el pesebre y el árbol. Estos signos externos nos invitan a acoger al Señor, que siempre viene y llama a nuestra puerta. Nos invitan a reconocer sus pasos en los de nuestros hermanos que pasan junto a nosotros, sobre todo de los más débiles y necesitados”.
“Hoy se nos invita a regocijarnos en la inminente venida de nuestro Redentor, y estamos llamados a compartir esta alegría con los demás, dar consuelo y esperanza a los pobres, a los enfermos, a las personas que están solas y a la gente infeliz”, finalizó.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Dios siempre te renueva

En un tiempo andaba con mucha angustia con mucha depresión me di fuerzas y fui al Santísimo ore bastante a Dios para pedirle auxilio liberación paz amor esperanza gozo y de pronto senti en mi ser su presencia Salvifica que me lleno de gozo y esperanza me hizo renacer

Es que cuando estamos cargados y vamos a El en oración siempre nos responde dándonos su Misericordia paz y Amor y nos llena siempre de gozo esperanza y poder

Dejémonos ministrar por su poder entregemosle a El toda nuestra carga nuestas dudas nuestras penas nuestras esperanzas y veremos como el nos cambia nos transforma nos renueva nos calma 

Siempre que le entregemos a El todas nuestras Cargas, y en los Sacramentos participemos con verdadera devocion y entrega, tendremos su Paz, su amor, y su Misericordia, siempre a nuestro favor, porque en El siempre habra descanso, bienestar, reparacion, volver a empezar 

Siempre, porque El es nuestro Dios, nuestro Rey, y nuestro Salvador.

JOSELY

miércoles, 7 de diciembre de 2016

TEXTO: Catequesis del Papa Francisco sobre la esperanza

VATICANO, 07 Dic. 16 / 05:56 am (ACI).- El Papa Francisco ha iniciado un nuevo de ciclo de catequesis que tendrá como tema la "esperanza". “La vida muchas veces es un desierto, es difícil caminar dentro de la vida, pero si confiamos en Dios puede convertirse en bello y amplio como una autopista. Basta no perder jamás la esperanza, basta continuar creyendo, siempre, no obstante todo”, explicó Francisco.
A continuación, el texto completo de la catequesis.
Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!
Hoy iniciamos una nueva serie de catequesis, sobre el tema de la esperanza cristiana. Es muy importante, porque la esperanza no defrauda. ¡El optimismo defrauda, la esperanza no! ¿Entendido? Tenemos tanta necesidad, en estos tiempos que parecen oscuros, en el cual a veces nos sentimos perdidos ante el mal y la violencia que nos circunda, ante el dolor de tantos hermanos nuestros.
¡Se necesita la esperanza! Nos sentimos perdidos y también un poco desanimados, porque nos encontramos impotentes y nos parece que esta oscuridad no tiene cuando acabar.
Pero, no es necesario dejar que la esperanza nos abandone, porque Dios con su amor camina con nosotros. Yo espero, porque Dios está junto a mí. Y esto podemos decirlo todos nosotros. Cada uno de nosotros puede decir: “Yo espero, tengo esperanza, porque Dios camina conmigo!”. Camina y me lleva de la mano. ¡Dios no nos deja solos! El Señor Jesús ha vencido el mal y nos ha abierto el camino de la vida.
Y entonces, en particular en este tiempo de Adviento, que es el tiempo de la espera, en el cual nos preparamos para acoger una vez más el misterio consolador de la Encarnación y la luz de la Navidad, es importante reflexionar sobre la esperanza. Dejémonos enseñar por el Señor que cosa quiere decir esperar. Escuchemos pues las palabras de la Sagrada Escritura, iniciando con el profeta Isaías, el gran profeta del Adviento, el gran mensajero de la esperanza.
En la segunda parte de su libro, Isaías se dirige al pueblo con un anuncio de consolación: «¡Consuelen, consuelen a mi pueblo, dice su Dios! Hablen al corazón de Jerusalén y anúncienle que su tiempo de servicio se ha cumplido, que su culpa está paga […]».Una voz proclama: «¡Preparen en el desierto el camino del Señor, tracen en la estepa un sendero para nuestro Dios! ¡Que se rellenen todos los valles y se aplanen todas las montañas y colinas; que las quebradas se conviertan en llanuras y los terrenos escarpados, en planicies! Entonces se revelará la gloria del Señor y todos los hombres la verán juntamente, porque ha hablado la boca del Señor» (40,1-2.3-5). Esto es aquello que dice el profeta Isaías.
Dios Padre consuela suscitando consoladores, a quienes pide confortar al pueblo, a sus hijos, anunciando que ha terminado la tribulación, ha terminado el dolor, y el pecado ha sido perdonado. Es esto lo que sana el corazón afligido y atemorizado. Por eso, el profeta pide preparar el camino del Señor, abriéndose a sus dones y a su salvación.
La consolación, para el pueblo, comienza con la posibilidad de caminar en la vía de Dios, un camino nuevo, justo y accesible, un camino para preparar en el desierto, así para poderlo atravesar y regresar a la patria.
Porque el pueblo al cual el profeta se dirige estaba viviendo, en aquel tiempo, la tragedia del exilio en Babilonia, y ahora en cambio escucha que podrá regresar a su tierra, a través de un camino hecho grato y extenso, sin valles y montañas que hacen cansado el camino, un sendero llano en el desierto. Preparar este camino quiere decir, preparar un camino de salvación, un camino de liberación de todo obstáculo y dificultad.
El exilio del pueblo de Israel había sido un momento dramático en la historia, cuando el pueblo había perdido todo. El pueblo había perdido la patria, la libertad, la dignidad, y también la confianza en Dios. Se sentía abandonado y sin esperanza.
En cambio, ahí está la llamada del profeta que abre nuevamente el corazón a la fe. El desierto es un lugar en el cual es difícil vivir, pero justamente ahí ahora se podrá caminar para regresar no solo a la patria, sino regresar a Dios, y volver a esperar y sonreír. Cuando nosotros estamos en la oscuridad, en las dificultades no sonreímos. Es justamente la esperanza que nos enseña a sonreír en aquel camino para encontrar a Dios.
Una de las cosas, de las primeras cosas, que suceden a las personas que se alejan de Dios es que son personas sin sonrisa. Tal vez son capaces de dar una gran carcajada, una detrás de otra; un chiste, una carcajada… ¡Pero falta la sonrisa! La sonrisa solamente lo da la esperanza. ¿Han entendido esto? Es la sonrisa de la esperanza de encontrar a Dios.
La vida muchas veces es un desierto, es difícil caminar dentro de la vida, pero si confiamos en Dios puede convertirse en bello y amplio como una autopista. Basta no perder jamás la esperanza, basta continuar creyendo, siempre, no obstante todo.
Cuando nos encontramos ante un niño, tal vez podemos tener tantos problemas, tantas dificultades, pero cuando nos encontramos ante un niño nos surge dentro una sonrisa, la simplicidad, porque nos encontramos ante la esperanza: ¡un niño es la esperanza! Y así debemos ver en la vida, en este camino, la esperanza de encontrar a Dios, Dios se ha hecho Niño. Y nos hará sonreír, nos dará todo.
Justamente estas palabras de Isaías son usadas después por Juan el Bautista en su predicación que invita a la conversión. Decía así: «Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos» (Mt 3,3). Una voz que grita donde parece que nadie puede escuchar, pero ¿Quién puede escuchar en el desierto? Los lobos… Y que grita en el desconcierto debido a la crisis de fe. Nosotros no podemos negar que el mundo de hoy está en crisis de fe.
Si, luego decimos: “Yo creo en Dios, soy cristiano” – “Yo soy de esta religión…” Pero tu vida está lejos del ser cristiano; está lejos de Dios. La religión, la fe ha quedado en una palabra: “¿Yo creo?” – “Si”. Pero no, aquí se trata de regresar a Dios, convertir el corazón a Dios e ir por este camino para encontrarlo. Él nos espera.
Esta es la predicación de Juan el Bautista: preparar. Preparar el encuentro con este Niño que nos devolverá la sonrisa. Los Israelitas, cuando el Bautista anuncia la llegada de Jesús, es como si todavía estuvieran en exilio, porque están bajo la dominación romana, que los hace extranjeros en su misma patria, gobernados por los poderosos ocupantes que deciden sobre sus vidas. Pero la verdadera historia no es aquella hecha por los poderosos, sino aquella hecha por Dios junto con sus pequeños.
La verdadera historia – aquella que quedará en la eternidad – es aquella que escribe Dios con sus pequeños: Dios con María, Dios con Jesús, Dios con José, Dios con los pequeños. Aquellos pequeños y simples que encontramos alrededor de Jesús que nace: Zacarías e Isabel, ancianos y marcados por la esterilidad; María, joven muchacha virgen prometida como esposa a José; los pastores, que eran despreciados y no contaban nada.
Son los pequeños, hechos grandes por su fe, los pequeños que saben continuar esperando. Y la esperanza es una virtud de los pequeños. Los grandes, los satisfechos no conocen la esperanza; no saben qué cosa es.
Son ellos, los pequeños con Dios, con Jesús los que transforman el desierto del exilio, de la soledad desesperada, del sufrimiento, en un camino llano sobre el cual caminar para ir al encuentro de la gloria del Señor. Y llegamos a la conclusión: dejémonos enseñar la esperanza. ¡Dejémonos enseñar la esperanza!
Esperemos confiados la llegada del Señor, y cualquiera que sea el desierto de nuestras vidas y cada uno sabe en qué desierto camina, cualquiera sea el desierto de nuestras vidas, se convertirá en un jardín florido. ¡La esperanza no defrauda! Lo decimos otra vez: “¡La esperanza no defrauda!”. Gracias.

lunes, 5 de diciembre de 2016

TEXTO: Carta Apostólica Misericordia et misera del Papa Francisco en PDF

VATICANO, 21 Nov. 16 / 06:03 am (ACI).- El Vaticano ha hecho pública la carta del Papa Francisco “Misericordia et misera” (Misericordia y miseria) mediante la cual quiere recordar que la misericordia es una de las actitudes propias del cristiano e invita a que se viva tan intensamente como durante el Jubileo.
“La misericordia no puede ser un paréntesis en la vida de la Iglesia, sino que constituye su misma existencia, que manifiesta y hace tangible la verdad profunda del Evangelio. Todo se revela en la misericordia; todo se resuelve en el amor misericordioso del Padre”, dice el Pontífice en la misma.
Para descargar la Carta Apostólica completa en formato PDF, ingrese a: https://www.aciprensa.com/pdf/MisericordiaEtMisera.pdf

Papa Francisco: Si reconocemos nuestro pecado Dios nos renueva y transforma

VATICANO, 05 Dic. 16 / 06:22 am (ACI).- Con la ayuda de Jesús uno puede cambiar de vida si reconoce su pecado y quiere comenzar de nuevo, explicó el Papa Francisco en la Misa que celebró a primera hora de la mañana en la Capilla de la Casa Santa Marta.
Como siempre, comentó las lecturas del día, en las que “se nos habla de renovación”, y se afirma que todo será cambiado “de lo feo a lo hermoso, de lo malo a lo bueno”.
Es lo mismo que hacía Jesús cuando “hacía ver un camino de cambio a la gente y por eso la gente lo seguía”. “Lo seguían porque el mensaje de Jesús llegaba al corazón”, explicó.
“Pero esto que hacía Jesús no era solamente un cambio de lo feo a lo hermoso, de lo malo a lo bueno, Jesús ha hecho una transformación. No es un problema de hacer algo hermoso, no es un problema de maquillaje: ¡ha cambiado todo desde dentro!".
“Ha cambiado con una recreación: Dios había creado el mundo; el hombre ha caído en pecado: viene Jesús a recrear el mundo. Y este es el mensaje, el mensaje del Evangelio, que se ve claro: antes de curar a ese hombre, Jesús perdona sus pecados. Va allí, a la re-creación, re-crea a ese hombre pecador en justo: lo re-crea como justo. Lo hace nuevo, totalmente nuevo. Y esto escandaliza. ¡Esto escandaliza!”.
Francisco pidió que el Señor “nos ayude a prepararnos para la Navidad con gran fe” porque “por la curación del alma, por la curación existencial la re-creación que lleva Jesús se requiere una gran fe”.
“Ser transformados, esta es la gracia de la salud que lleva Jesús”, añadió.
El Papa destacó que es necesario vencer la tentación de “yo no puedo con ello” y dejarse “re-crear por Jesús”. “Todos somos pecadores, pero mira la raíz de tu pecado y que el Señor vaya más allá y la re-cree; y esa raíz amarga florecerá, florecerá con las obras de justicia; y tú serás un hombre nuevo, una mujer nueva”.
El Santo Padre invitó a acudir al sacramento de la confesión y a confesar los pecados “con nombre y apellidos”. “Yo he hecho esto, esto, esto y me avergüenzo dentro del corazón, y abro el corazón: ‘Señor, lo único que tengo. ¡Recréame, recréame!’. Y así tendremos la valentía de ir con la verdadera fe hacia Navidad!”.
A veces “buscamos esconder la gravedad de nuestros pecados”, por ejemplo, cuando disimulamos la envidia y esto “es algo muy feo”. “Es como el veneno de serpiente” que busca “destruir al otro”.
Por eso hay que ir “al fondo de nuestros pecados y después darlos al Señor, para que Él los borre y nos ayude a ir hacia delante con fe”.
A continuación, contó una anécdota de un santo “estudioso de la Biblia” que tenía un carácter muy fuerte y pedía perdón a Dios: “El Santo, hablando con el Señor decía: ‘¿estás contento Señor?’. ‘¡No!’. ‘¡Pero te he dado todo!’. ‘No, falta algo’. Y este pobre hombre hacía otra penitencia, otra oración, otra vigilia: ‘Te he dado esto, Señor, ¿está bien?’. ‘¡No!’. ‘Falta algo’. ‘¿Pero que falta Señor?’. ‘¡Faltan tus pecados! ¡Dame tus pecados! Esto es lo que hoy el Señor nos pide a nosotros: ‘¡Ánimo! Dame tus pecados y te haré un hombre nuevo y una mujer nueva’”.

domingo, 30 de octubre de 2016

SOLO CUANDO NOS DEJAMOS MINISTRAR POR NUESTRO REY DIOS Y TODO

Tu siempre nos atraes nos cautivas nos enamoras nos llenas de todo tu oasis de bella y abundancia de riquezas sin par de manantiales de belleza de hermosura sin igual

tu siempre nuestro Rey nos colmas de todo tu ser nos abrazas nos elevas nos cubres nos capturas nos llenas todo nuestro ser nuestro cuerpo nuestra alma todo se llena de tu palpitar de tu amor de tu gozo de tu paz nuestro Rey nuestro Dios nuestro todo.

Siempre por ti todo en nosotros cobra vida siempre se llena siempre se renueva en tus Sacramentos en tu Palabra siempre encontramos nuevas energías riquezas eterna que nos enamoran que nos llenan que nos quebrantan que nos transforman cuando nos dejamos ministrar por tu autoridad tu ser tu gozo tu paz nuestro rey nuestro dios nuestro todo tu siempre nos atrapas nos encuentras nos vences nos enamoras nos cautivas todo nuestro ser nuestro cuerpo nuestra alma todo en ti y por ti se hace nuevo y abundante de todo lo mas eterno lo mas bello que es tu ser nuestro rey nuestro dios nuestro. 

sábado, 15 de octubre de 2016

Hay que morir para vivir

hoy decidí morir para vivir 

porque hay que morir para vivir, morir a la carne y a sus deseos mundanos que te matan, que te entierran en el lodo y el fango, Dios nos muestra su Misericordia su amor infinito Esperándonos siempre en el Santísimo Sacramento del Perdón 

hay que morir para vivir 

porque si no te puede llegar la muerte y después quien me salva de las llamas que me queman una y otra vez sin parar porque el alma jamas muere y se condena al fuego eterno una y otra vez azotado por insectos que me comen que me recorren todo el cuerpo inimaginables horrosos y una podredumbre de azufre y oscuridad 

por ello hoy decidí morir para vivir 

porque debemos dejarnos ministrar por El y en El encontraremos gozo Paz Abundancia Dicha en la entrega, el servicio, el amor siempre que estemos con nuestro Rey. Amen

JOSELY

martes, 4 de octubre de 2016

Me Habitas

Cuando tu me habitas en mi ser todo cobra vida, todo se llena de vitalidad, de gozo, de energía, todo en mi cobra luz, vitalidad, energía, me elevo, me lleno de todas los manantiales, los océanos, los mares, los acantilados, los valles, las mesetas, las montañas, me lleno de todo el oasis primaveral, de todo lo mas fantástico y sobrenatural, porque tu me posees, me enamoras, me atrapas, me elevas a nuevas fronteras, a nuevos universos y en ti me pierdo, me transformo en águila, felino, ballena, en todas las criaturas, en todos los vientos, porque me vuelvo parte de todo, porque en todo me encuentro, te encuentro, y en ti todo y en todo tu ser, que me envuelve, me atrapa, me posee, me enamora me enloquece. 

Mi Rey, mi Dios, mi Todo, quien me saco del lodo, de lo carnal para llevarme a océanos de espiritualidad sobrenatural mi Rey mi Dios Mi todo y en todo y en todos tu todo tu poder, mi amado, mi dueño, mi Guardián, mi Jefe. 

JOSELY

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Cuando tu me tienes

Cuando tu me habitas, 
me elevas, 
me atrapas,
me cobigas, 
entre tus alas,

Cuando tu me tomas,
entre tus brazos, 
me pierdo en
universos de inimaginable
belleza,

Cuando me abrazas,
me llenas, 
me colmas,
me habitas,
me enamoras,
me purificas,

En Oasis de inimaginable
belleza sobrenatural,
de fuentes inagotables
de frenscura y colorido
sin par,

Cuando tu me tienes,
mi mundo muere y,
solo tu 
eres en El,
el todo, 

mi Rey mi Dios
mi Todo

Quien en sus Sacramentos
me llena de infinita 
belleza sin par

y en su Naturaleza
Paisaje sobrenatural
me colma de toda su 
hermosura Omnisciente
Omnipresente Omnipotente


JOSELY